Una mujer profiere «insultos y amenazas de muerte» a personal del centro de salud de Villacañas

13 de mayo de 2024, 9:55

Centro de Salud de Villacañas. Foto: Ayuntamiento

Los hechos han ocurrido en la madrugada del domingo y ya han sido denunciados.

 

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado la agresión sufrida este domingo por el personal sanitario del Punto de Atención Continuada (PAC) del centro de salud de Villacañas (Toledo), que «recibió insultos y amenazas de muerte por parte de una mujer».

Según CSIF Los hechos ocurrieron en la madrugada del sábado al domingo, en torno las 00.30 horas, cuando una mujer acudió al centro de salud con su hija, menor de edad, solicitando atención médica para la pequeña por síntomas de alergia respiratoria mientras mantenía al mismo tiempo una videollamada.

«Tras tomarle los datos y realizar el triaje, se le comunicó hasta en tres ocasiones que debía colgar el teléfono para acceder a la consulta, a lo que ella respondió con una actitud desafiante, comenzando entonces con faltas de respeto e insultos y pasando a continuación a proferir amenazas tales como ‘te voy a matar’ o ‘te voy a sacar las tripas'», señala el sindicato.

El personal sanitario, «tremendamente asustado, pulsó el botón del pánico, pero éste no funcionaba, teniendo que llamar a la Guardia Civil y refugiándose en el pasillo donde se encuentran las consultas, zona cuyo acceso está cerrado por una puerta de madera con cerrojo, pero la agresora logró abrirla con una fuerte patada, momento en el que las cuatro trabajadoras temieron no poder contenerla». «Pensábamos que nos iba a pegar a todas», apunta CSIF.

A pesar de todo, la mujer salió del centro, y temiendo que fuera a buscar a alguien, como así sucedió poco después personándose un familiar de la agresora, procedieron a cerrar la puerta exterior hasta que se personó la Guardia Civil.

Para el Sindicato CSIF, es especialmente grave no sólo que no funcionase el botón del pánico, una herramienta fundamental para actuar con rapidez en este tipo de situaciones y que necesita de revisión periódica, sino que no se garantice la seguridad del personal sanitario, máxime cuando las propias trabajadoras relatan que «las amenazas e insultos son habituales en este PAC».

«Es más, el cerrojo en la puerta de acceso a las consultas o una cámara de vigilancia dirigida al aparcamiento y que no funciona, fueron implementadas tras una agresión a una médica del centro; medidas totalmente insuficientes», añade.

Igualmente, desde CSIF también se lamenta que el PAC carezca de personal de vigilancia, por lo que exige su incorporación de manera inmediata, así como la figura de un celador. El personal de vigilancia es una reivindicación del sindicato para todos los centros de salud del Sescam y durante todo el horario de apertura del mismo.

También te podría interesar