Identificados los presuntos asesinos de dos hermanos encontrados en en un camino de Casarrubios del Monte

14 de enero de 2024, 9:52

Guardia Civil Archivo

Los hermanos, vecinos del municipio madrileño de Fuente el Saz, tenían antecedentes policiales.

La Guardia Civil ha identificado a los presuntos asesinos de los dos hermanos vecinos de la localidad madrileña de Fuente el Saz que fueron acribillados a balazos el 20 de diciembre en Casarrubios del Monte, según han informado fuentes de la investigación.

Los hermanos, vecinos del municipio madrileño de Fuente el Saz, tenían antecedentes policiales por delitos menores, incluyendo riñas tumultuarias, lesiones y reyertas, así como infracciones contra la seguridad vial. Se ha determinado que el vehículo donde se hallaron los cuerpos pertenecía a su madre y que ambos eran parte de una conocida familia de feriantes de etnia gitana y de origen húngaro.

El equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo, apoyado por la Comandancia de Madrid, ha llevado a cabo un minucioso análisis de las pruebas encontradas en el escenario del crimen, tales como casquillos de escopeta y pistola, además de entrevistar a los familiares y allegados de las víctimas para entender el trasfondo de sus posibles enemistades.

A través de la investigación, se ha descubierto que ambos hermanos habían recibido amenazas durante meses. Incluso, en las paredes de su propiedad aparecieron pintadas con amenazas de muerte, que aunque posteriormente fueron borradas, dejaron claro el mensaje de agresión con la advertencia de que les «pegarían varios tiros». Los indicios sugieren que el homicidio fue un acto premeditado y relacionado con disputas en el entorno del tráfico de drogas.

La Guardia Civil cree que las víctimas fueron emboscadas por dos individuos con los que habrían quedado previamente. Se piensa que los atacantes se introdujeron en la parte trasera del coche de los hermanos, guiándoles a un chalet abandonado situado en un camino de tierra de la carretera CM-4004, donde finalmente les dispararon.

Allí pasada la medianoche de ese miércoles un familiar de los asesinados encontró el vehículo con la luna rota y con muchos impactos de bala, al igual que la puerta del chalet. Dentro del coche hallaron el cuerpo de un hermano en el suelo, pero a un metro del vehículo al segundo, que posiblemente quiso huir.

Una vez identificados los presuntos homicidas, los agentes tienen que localizarlos y detenerlos, ya que algún familiar puede haberlos dado cobijo en otra localidad. Por ello, han montado un dispositivo discreto para encontrarlos, interrogarlos y ponerlos a disposición del Juzgado número 4 de Illescas (Toledo) que lleva el caso y que ya ha decretado el secreto de las actuaciones.

Tambien te podría interesar